Cruïlla 2021

Djaikovski

Djaikovski

Átate los zapatos: vuelve Djaikovski

Quien ha estado en el Cruïlla sabe que a veces nos gusta cerrar el festival volándolo por los aires. Esta es una de esas veces.

Un hombre, Kiril Džajkovski a los mandos de una ametralladora que dispara ritmos Drum & Bass a 170 beats por minuto. Por encima de esta locura electrónica surcan el cielo melodías de trombón, saxo y violín. Y entonces, cuando parecía que ya no se podía ir más rápido, la vocalista TK Wonder agarra el micro y empieza a doblar el tiempo en un rap frenético.

Esto es lo que sucedió en el Cruïlla 2015, cuando Djaikovski cerró la edición con una gran fiesta balcánica. Y, este 2021, el balkan beat volverá a resonar por todo el festival.


En mitad de su carrera como compositor, Kiril Džajkovski se mudó a Australia. Fue allí donde empezó a experimentar con la música tradicional de Macedonia, su país natal, y a combinarla con beats electrónicos.

“La electrónica te transmite una especie de euforia, mientras que los instrumentos te dan otra dimensión”, dice Kiril en una entrevista. Djaikovski es la combinación de lo electrónico con lo analógico. Es la sensación de estar escuchando música tradicional y, a la vez, estar bailando en medio de una tormenta Drum & Bass en pleno siglo XXI.